8 de marzo de 2009

Problemas con las lecturas obligatorias

Anonimo dijo...
Como no tengo valor ha decirlo en persona:Si quereis animarnos a la lectura, poned libros obligatorios, pero que podamos elegir.poned un minimo de págs. y dejadnos escoger el libro que queramos ya que hay libros que, sinceramente, son un rollo.Si quereis que leamos preguntadnos a cerca del libro que nos gusta o, como ya he dicho antes, dejadnos escoger un libro cnon un minimo de páginas que vosotros escojais.Por ejemplo, esta es solo mi opinión pero para enterarme del libro de al otro lado de la esfera me tenía que leer una pág. 2 veces porque como me aburria tanto no me enteraba de nada.Otra cosa es que podriais hacer lo de antes: demostrar que lo hemos leido con un resumen y otras cosas que pidais.Hablo en nombre de muchos cuando digo que cuando me leo un libro no me acuerdo de cosas del tipo: ¿Cómo es el tio de Pedro?¿Y Pedro?Simplemente me acuerdo de la historia y cosas importantes.Un saludo, anónimo.
7 de marzo de 2009 9:41
DANI dijo...
Soy Daniel, un profesor de lengua avergonzado. Me parece bastante triste tu comentario, no sólo no consigo que leas, tampoco he conseguido que cometas menos faltas de ortografía (algo debo estar haciendo muy mal). Menos mal que el comentario es anónimo, cuando sepa quién eres te vas a pasar un mes haciendo dictados.
Como sabéis todos, leyendo se reducen las faltas -hablo en plural porque tú hablas en nombre de muchos-. Me parece también muy triste que, en ese pedazo de comentario que haces, no recomiendes ninguna lectura, pero si no os gusta leer, ¿qué vais a recomendar?
Luego queréis entregar resúmenes, después de haber reconocido muchos de vosotros que habéis engañado a vuestros profes de lengua, desde 4º de primaria hasta la ESO, a la hora de elaborar los resúmenes, "me leo el principio y un poco del final y ya tengo el resumen", "me leo la contraportada y lo escribo con mis palabras, "me lo cuentan y lo escribo con mis palabras", "un compañero me pasa el resumen y yo se lo entrego al profesor, ¡si no se da cuenta!" ¿Qué pasa? Como ahora os pongo un examen, impido que muchos recurráis a la picaresca y tengáis que leer un libro de verdad, de principio a fin, ¡qué faena!, por no decir algo más fuerte.
Me da mucha pena también que hables en nombre de muchos sin saber lo que voy a preguntarte en la prueba, ni siquiera me das una oportunidad, cuando a vosotros os hemos dado miles de oportunidades. No os dais cuenta de que la lucha que llevamos, lo pesados que nos ponemos para que leáis, es por el convencimiento absoluto de que esas lecturas os están beneficiando en vuestra formación intelectual (ya os daréis cuenta dentro de unos años). ¡Cuántas veces os habré preguntado qué os gusta leer!, ¡cuántas veces os habré dicho que utilicéis este blog para recomendar vuestras lecturas preferidas!
Otro tema es que cuando hemos dejado optativa la lectura sólo han leído dos valientes por cada clase, ¡eso es muy poco! Para terminar, sé que lo más fácil hubiera sido no publicar el comentario, pero creo que es justo hacerlo porque podría ser la preocupación de muchos; sólo espero que aunque sean muchos no sean la mayoría, ya que mi labor como profesor de lengua en este centro dejaría de tener sentido. Un abrazo.
8 de marzo de 2009 11:27
GUILLERMO dijo...
Quiero hacer un alto en el camino, y referirme a todas aquellas personas que aman el saber o, bien dicho, la sabiduría.
Quiero expresar mi apoyo a las personas que hacen posible que mi generación tenga algo de cultura, y muchas otras cosas indispensables para el ser humano. Por eso, pese a críticas y pequeños intentos de hundimiento, siempre están ahí, apoyando a los que de verdad apreciamos la vida, y cuando digo "vida" no digo la vida del consumismo, gandulismo y la incultura, que por desgracia abunda en nuestra sociedad, sino la vida de apreciar a las personas que valen la pena y que llevan una vida de trabajo y esfuerzo, preocupándose por su alumnado, por eso y por otras muchas cosas,GRACIAS a todos los que hacen posible que seamos algo en esta vida, en especial a Dani.
Guillermo Frutos Toledo 2º E.S.O c

8 comentarios:

Simon Ramirez dijo...

Todavía recuerdo las horas que me pasaba leyendo todos y cada uno de los comics de Asterix, Tintín, EL Teniente Blueberry y Super humor cuando estaba en EGB. Las historias de aquel grupo de jóvenes investigadores escritas por Hitchcock, los relatos de héroes y personajes históricos que mezclaban la narrativa y el cómic, los libros de Películas de Disney y sobre todo el primer libro “sin dibujos” que me regaló mi madre, La isla del tesoro del gran Stevenson. Tenía sólo siete años y aun recuerdo las palabras de mi madre: “hijo apaga la luz y duérmete que ya está bien”. Por suerte poco después cuando hice la comunión me regalaron una especie de flexo a pilas que me permitía seguir leyendo mientras mi madre pensaba que estaba durmiendo. Pero lo cierto es que, anécdotas a parte, entonces nadie nos obligaba a leer. Leíamos simplemente porque nos encantaba y disfrutamos de cada una de aquellas historias de tal manera que aun hoy en día las recordamos como si fuese ayer. Que conste que en aquel entonces también teníamos ordenadores y videojuegos, pero esto no era ningún inconveniente para poder leer. Well, algunos sostienen que cuando vas creciendo parece ser que tienes menos tiempo para leer. Es algo que tampoco entiendo pero como ya sabemos hay excusas para todos los gustos, incluso para quien no tiene gusto.
Sinceramente creo que el verdadero problema reside en el exceso de comodidad por llamarlo de alguna forma, en ese no tengo ganas de coger y abrir ese libro que he comprado para que me adorne la librería del estudio de casa o del salón porque es mucho más cómodo coger el omnipresente remote control que se ha convertido en el verdadero cetro del rey de la casa, cetro este que en ocasiones se está viendo relegado por la poderosa red de redes y ese nuevo esperanto que surca los chats y los sms y que hace que todos nos entendamos mucho mejor.
Gracias a los valientes que día tras día se siguen acercando a la biblioteca del cole como antaño hiciéramos otros y nos recuerdan lo maravilloso que es mirar otros mundos a través de esas ventanas que son los libros. Gracias a esas mentes privilegiadas que siguen sorprendiéndonos con cada obra que crean a pesar de los tiempos que corren y sobre todo gracias a nuestros abuelos, padres y profesores por habernos enseñado tantas cosas increíbles sin tener que usar lecturas obligatorias.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Simón,nosotros ahora solamente buscamos la comodidad, no tenemos obligaciones,nos dejamos las cosas para el último día y despues le echamos las culpas al profesor,cosa que por nuestra parte es totalmente injusta.
por mi parte yo soy la primera que dejo las cosas para el último día,estoy intentando corregirme,mejor tarde que nunca.
Decirte Simon que estas anecdotas me hacen ver mas allá.Gracias.Un alumno tuyo.

Víctor Botía dijo...

La verdad esque me he quedado bastante perplejo al leer el comentario que alguien ha mandado refiriéndose a las lecturas obligatorias en lengua. Me quedo perplejo al observar las pocas ganas, la poca motivación, la poca iniciativa y también la poca vergüenza que algunos de vosotros os gastáis. No sólo vais a la ley del mínimo esfuerzo, sino que también hacéis a los profesores cuestionarse su trabajo. Se os dan miles de posibilidades, oportunidades, se os pregunta qué queréis, se os pregunta vuestra opinión en infinitas ocasiones, con el único fin de que os sintáis bien, de que os motivéis, de que el profesor mejore como profesional. Quizás ése sea el problema, que os preguntamos y tenemos en cuenta vuestra opinión y encima abrimos blogs como éste para que digáis lo que queráis y os expreséis y ni si quiera así lo hacéis, o, si lo hacéis es para hacer daño o para cuestionar nuestro trabajo. Conozco bien a Dani, y sé que si hay alguien que se preocupa por vosotros es él. Me parece muy injusto que se lo agradezcáis así. De todas maneras, pongo la mano en el fuego porque estoy seguro de que el comentario no proviene de de una idea generalizada sino de unos pocos. Toda la vida se han mandado lecturas obligatorias y toda la vida se han tenido que leer. Algunas veces las hemos disfrutado y otras veces no, pero era nuestra obligación leerlas. No me parece justo que haya alumnos que le pregunten al vecino de qué va el libro, lo pongan en un examen y aprueben. ¿Te sientes bien aprobando un examen así?. Los aprobado hay que ganárselos, amigos mios.
Espero que, de una vez por todas, aprecíeis el esfuerzo y el trabajo que hacemos por y para vosotros. Sólo espero que toda esta polémica que se ha generado os haga despertar y ver que no es honesto aprobar exámenes con picaresca y con la ley del mínimo esfuerzo. Desde aquí mi apoyo a Dani por su trabajo y su esfuerzo. Dani, esto es sólo una piedra de las muchas que nos encontraremos en el camino. Espero que la próxima esté muy muy lejos. Víctor

Anónimo dijo...

Hola a todos no seais tontos y leer os lo digo yo soy una alumna que ya lleva muchos años aqui leer que es bueno para vuestra cultura mucha suerte a todos y bss

Anónimo dijo...

Yo fuí el anonimo que le contestó a Simon.Espero que Simon y Victor lean esto ya que su asignatura es con la que mas dificultad tengo,aún así admiro mucho a estos profesores ya que me han dado mucho apoyo.Mi madre me ha querido sacar de este colegio, y yo siempre le he contestado que eso seria lo peor que me podrian hacer ya que tengo mucho apoyo por parte de mis profesores y hablo desde infantil hasta ahora.
Con esto solo os quiero decir que sigais dandonos esos consejos que para mi son muy útiles, y si alguien os dice algo u os critica no le hagais caso solo va con el fin de haceros daño.

María dijo...

Dani sigue insistiendo en tu empeño algún día dará los frutos que esperas, y aquel que hoy no le gusta leer y que no aprecia todo lo un libro le ofrece y le enseña, algun día lo descubrirá y entonces lamentará el tiempo que ha desperdiciado, por eso has de procurar que ese día llegue lo antes posible. Felicidades a todos los que tienen una historia interesante para terminar de leer.
Un beso

nestor de la visitacion dijo...

Cuando alguien te obliga a leer un libro no lo hace con mala intención, es algo parecido a como cuando vas a un sitio nuevo y estás allí por obligación.Al final, le das una oportunidad y puede que sí, o puede que no, descubras algo o a alguien que merezca la pena.Darle una oportunidad a un libro puede significar hacer un nuevo amigo para toda la vida.Yo tardé algunos años en comprenderlo.Porfavor, no cometais el mismo error.

Naxyko dijo...

La verdad es que resulta un poco complicado leer un libro por obligación, pero en ocasiones simplemente el hecho de que te lo impongan el que te hace pensar que no te va a gustar.
Como bien afirma mi compañero Nestor (que por cierto me extraña verlo por estos parajes imformáticos) no está de más darle una oportunidad.
La posibilidad de que no te guste siempre está ahí, pero pese a eso una lectura obligatoria siempre te aportará cosas positivas (mejora ortográfica, cultura...)
La verdad es que yo también me he tenido que leer libros que me decía Dani y que no me gustan nada, por ejemplo "La celestina", pero es un esfuerzo que debes hacer para mejorar y sobre todo para aprobar.

Pd, Victor el vizcocho!!!!